lunes, 30 de septiembre de 2019







DELITOS MENORES 
(dos tomates)

El otro día me jodieron el paseo por pura generosidad. Iba con un amigo por una zona de huertos y nos cruzamos con un tercero que volvía en coche hacia el casco urbano. Paró al llegar a nuestra altura y abrió la ventanilla para mostrarnos una bolsa de tomates recién cogidos que alguien le había regalado. Como suele suceder en estos casos, nos ofreció uno. Yo, que soy bastante descarada y a veces un poco borde y además no me gustan los tomates, le dije que no gracias, pero a mi amigo, que es un tragaldabas, se le pusieron los ojos como platos y mi colega le puso uno en la mano dándome a mi otro y diciéndome “llévaselo tú” para, acto seguido, arrancar dejándonos a los dos con cara de gilipollas y un tomate en la mano y, como suele suceder en estos casos, y mira tú que hay basura por el campo, sin dar con una puñetera bolsa donde poder llevarlos, con lo cual, y a la vista de las pocas ganas que teníamos de tenerlos de compañeros de aperitivo, se nos jodió el vermú. Cuando a la vuelta a casa nos sentamos en un banco, separados por los dos tomates, él me dijo. “Podrías escribir algo sobre esto”, y yo le hablé del día en que otro conocido, al inicio de mi paseo, me ofreció calabacines y yo le dije que no pero fue inútil, porque inmediatamente sacó una bolsa, la llenó hasta arriba y tuve que cargar con ellos hasta mi vuelta a casa. 

Y es que debería de existir alguna ley al respecto; no sé, que puedas denunciar a esos pesados que insisten en que cargues con las hortalizas que no dan abasto a consumir cuando lo que quieres es dar un agradable y relajado paseo por el campo. Que si por lo menos te ofrecieran cebollas o patatas o ajos o manzanas, que son cosas que puedes almacenar durante días e incluso semanas, vale... pero es que no; las patatas y las cebollas los muy cabrones se las llevan a sus casas en barquillas y las guardan. Y a ti te dan los calabacines y los tomates y todas esas cosas que tienes que comerte a toda hostia y por obligación porque si no se pudren, y que como te las han regalado pues te da no sé que tirarlas y al final, en el mejor de los casos, las tienes que repartir entre tu familia y tus vecinos. 

Así que nada, lo dicho: si alguien quiere tener un detalle conmigo que me regale cava. O bombones. O patatas incluso. 

Pero que me las traiga a casa en una furgoneta.

#SafeCreative Mina Cb
Imagen: Corto "Dos tomates y dos destinos", de David Salvochea

sábado, 28 de septiembre de 2019





VERANILLO DE SANTA GRETA


Se resiste el mal tiempo a dar la cara
y el otoño hace días que ha llegado.
Ya hay turrón en las tiendas, y la gente
sigue con las bermudas y los chanclos.

Ayer tarde, mirando escaparates,
vi un abrigo y por poco me desmayo
y no me he planteado, de momento
lo de darles la vuelta a los armarios.

Sé, porque no soy tonta de remate
y al mediodía suelo oír la radio
que el planeta se está yendo a la mierda
y es por eso que no acaba el verano.

Sé que la niña aquella, la de Suecia,
la Greta, tiene más razón que un santo
pero sé, o por lo menos me imagino
que no le van a hacer ni puto caso.

Que vamos a seguir, como hasta ahora,
soltando CO2 como cosacos,
consumiendo, ensuciando, destruyendo,
dejando hacer a Trump y a Bolsonaro.

En fin, que tengo poca confianza
en cumbres, protocolos o alegatos,
en la Miércoles esa, en su discurso,
y en que todo esto sirva para algo.

Así que, de momento, carpe diem:
yo respeto al planeta, y mientras tanto
llegan la redención o el fin del mundo
bendigo este larguíiisimo verano.

#SafeCreative Mina Cb
Imagen: Viñeta de Pachi Idígoras

viernes, 27 de septiembre de 2019




MIS AMIGOS

Yo no les pido nunca a mis amigos
el carné del partido en que militan,
ni les pregunto cuánta pasta tienen,
o si les van los chicos o las chicas.

Yo no busco amistades en los castings
ni en agencias, ni en clubes, ni en gimnasios,
ni en bares de postín, ni en tabernuchas
de esas que tanto abundan por mi barrio.

Yo no creo en recetas porque pienso
que los amigos llegan cuando llegan
y que son como son, y lo importante
es que nuestros espíritus se entiendan.

Por eso a los amigos los escojo
al azar, sin mirar de dónde vienen,
ni si son de derechas o de izquierdas,
ni si tienen dinero o no lo tienen.

Por eso a los amigos los abrazo
a tiro de whatsapp cuando no hay tiempo
y cuando hay tiempo a tiro de presencia,
de risas, de miradas, de secretos.

Por eso a los amigos los defiendo
igual que una leona si los hieren:
porque son mi refugio y mi tesoro;
porque los quiero y sé que ellos me quieren.

#SafeCreative Mina Cb

jueves, 26 de septiembre de 2019




Era grande y noble. De pelaje pardo y carácter dulce. Todos la queríamos. Solía aparecer de noche, con su dueña, en el bar que hay detrás de mi casa. Se tumbaba larga en el suelo y se dejaba acariciar o se acercaba y te metía la cabeza entre las piernas. En verano se quedaba tendida sobre el pavimento, tranquila, amarrada al bolardo y sin hacer ruido, aceptando con gusto las carantoñas de quienes se acuclillaban a su lado. A veces le sacábamos un vaso de cachi lleno de agua por si tenía sed.
Eso cuando iba con ella. Porque cuando llegaba él se volvía loca de contenta. Era su amor. Su héroe. Su paladín ausente. Y durante el tiempo que permanecía en casa no se separaba de su lado. Tanto que a veces ella, la chica, le decía bromeando: “La quieres más que a mí”.

Cuando me dieron la noticia me quedé de una pieza. Dicen que pudo ser a causa de beber agua envenenada. Quiero pensar que si es así se trataba de algún vertido involuntario, pero aún con todo la causa viene de la raza humana. El caso es que me impactó. Tanto que desde que lo supe no paro de acordarme de ella. La otra noche le hicimos una fiesta improvisada: coincidimos sin proponérnoslo varias de las personas que habíamos compartido tantas memorables veladas de verano con ella. Cantamos y brindamos en su honor y le dimos a su dueña, que no paraba de llorar, un montón de abrazos.

Se llamaba Fuska.

#SafeCreative Mina Cb

miércoles, 25 de septiembre de 2019





EXHUMABLE

Van a sacar los restos del caudillo
tras más de cuatro décadas de entierro
con elecciones cada cuatro días
y los de Vox tocándonos los huevos.

Van a sacar los restos del caudillo
mientras caen las pensiones por los suelos
y la precariedad nos deja el culo
al aire rebajándonos los sueldos.

Van a sacar los restos del caudillo
y a Pablo Iglesias le han dado p'al pelo
mientras que ni el PP ni Ciudadanos
con Pedro Sánchez se han puesto de acuerdo.

Van a sacar los restos del caudillo
y no está claro dónde han de meterlos:
la familia los quiere en la Almudena
y el juez los quiere más lejos del centro.

Van a sacar los restos del caudillo
y España sigue sin tener gobierno...

¡Yo en su lugar me iría espabilando
que lo mismo el julái no está tan muerto!

#SafeCreative Mina Cb
Imagen: el Jueves

martes, 24 de septiembre de 2019





LA CITA

Llevaban una eternidad sin verse por las cosas de la vida: trabajos, estudios, familias... Habían postergado esa quedada desde la adolescencia y al fin se decidieron a ponerle fecha. Concertaron la cita en un local muy popular de la cuidad, uno de esos lugares concurridos y bulliciosos de terrazas alegres al tiempo que elegantes, con camareros con fajín y chaleco de los que te tratan de usted y te ponen la cuenta en una libretita.
Por eso reservaron, y con tiempo. Porque esa terraza tenía lo suyo y era una ocasión especialísima: la idea era tomar allí el aperitivo y luego entrar al suntuoso comedor a degustar un buen menú. Y más tarde las copas y el café y una tertulia inacabable de nuevo en el exterior.
Insistieron, al hacer la reserva, en que bajo ningún concepto permitieran que la mesa fuera ocupada por otras personas. No podían precisar el momento de la llegada puesto que cada uno venía desde un lugar distinto, por lo cual adelantaron una cantidad nada módica con el fin de asegurarse los mejores asientos, que eran aquellos que se hallaban próximos al borde de la acera y desde los que se podía contemplar el devenir de las gentes que iban y venían por el paseo arbolado disfrutando del sol de la mañana.
Lo de la mecedora fue una excentricidad que el propietario del local tuvo a bien consentirles, siendo quienes eran y teniendo en cuenta que se trataba de una ocasión tan especial y que, vista la cantidad que habían pagado por la reserva de la mesa, auguraba unos buenos ingresos en cuanto a la comida y las copas de la sobremesa. Y luego ya se sabe, si esta gente de pasta se va contenta te recomiendan a sus conocidos... que también tienen parné.

Cuando cambió el ayuntamiento recalificaron el terreno y desaparecieron los árboles. Colocaron asfalto y pusieron la escalera que lleva al barrio alto.

Aquello fue la ruina para el bar.

#SafeCreative Mina Cb

lunes, 23 de septiembre de 2019





OTRA MUJER

Otra mujer ha muerto esta mañana:
no ha sido por haber robado un banco
o entrar en un colegio con un arma
y liarse a balazos en plan Rambo.

Otra mujer ha muerto esta mañana:
desde el lunes van cinco, y son las cuatro
del domingo, y ayer, la policía
esposó a un novio loco por mi barrio.

Otra mujer ha muerto, y da lo mismo:
en noviembre de nuevo habrá elecciones
y seguirán muriendo en cualquier sitio.

Otra mujer ha muerto sin letrado,
sin juicio, sin sentencia, sin delito.
Por ser mujer tan solo la han matado.

#SafeCreative Mina Cb

domingo, 22 de septiembre de 2019





CROMAÑONES

El otro día me llamaron puta. Por el féisbu. Me mandó un mensaje un fulano al que cometí el error de aceptar como amigo y sin más, a tumba abierta, me preguntó dónde vivía. Yo, que había tenido un día bastante mejorable, le solté que en mi casa y a esta afirmación, que de haberse tratado de alguien con sentido del humor, hubiera podido dar pie a una hilarante disertación, me respondió con un: “Pues puedes quedarte ahí”. Yo le dije que estaba hasta el gorro de tíos que solo quieren ligar y a continuación apareció en mi pantalla una burbuja en que decía:
“Y yo de putas”
Y otra:
“Y listas”

Hice una captura de pantalla para, aprovechando nuestra fraternal amistad, colocarla en su muro pero llegué tarde. El chaval me había bloqueado.

El motivo del insulto, me temo, fue pararle los pies. O más bien aceptar su solicitud. O responder a su mensaje. Pero es que yo estoy aquí porque escribo, y acepto a gente a la que no conozco porque tal vez me piden amistad porque les gusta lo que hago y no por esa foto de jipi loca que hay en mi perfil y que el día menos pensado voy a cambiar por la de una intelectual con bigote y gafas de culo de vaso. Acepto las invitaciones y contesto a los mensajes. A todos. Por educación y porque a mí me gusta que me contesten. Pero lo que no aguanto es que los tíos confundan esto con el Tinder. Y mi sonrisa de la foto con una invitación a la lascivia. Porque nada más lejos de la realidad.

Pero el mundo es así: la minifalda es para provocar. El maquillaje es para provocar. Los escotes son para provocar. Y luego está el porno haciendo de las suyas, que antes era artículo de vergonzante reservado de videoclub y ahora está en todas partes. Ellos embistiendo por detrás a tipas recauchutadas mientras les agarran del pelo. Y ellas gozando, claro, y dejando que les eyaculen entre las tetazas y emitiendo gemidos con la boca bien abierta. Y luego mira, los donjuanes se creen que todo el monte es orégano y si les cortas el rollo pues te insultan. Faltaría más. Porque tienen derecho y mira, haber puesto la foto de la primera comunión. Te llaman puta por pararles los pies. Por internet. Que si te tienen delante y están por llegar a mayores y dices que hasta aquí lo mismo te tumban de un hostión y te la clavan por las bravas, faltaría más. Porque los cromañones existen, y habitan entre nosotras y además están encantados de haberse conocido.

Y lo que es peor: a la sociedad empieza a parecerle de lo más normal.

#SafeCreative Mina Cb

sábado, 21 de septiembre de 2019




Si alguna vez presientes que estoy triste

no intentes hacer bromas
que en otras circunstancias me harían gracia.

Tan solo llévame
a algún lugar con flores, luz e insectos
donde se escuche el canto de los pájaros

y quédate en silencio

y déjame llorar si tengo ganas.

#SafeCreative Mina Cb
Imagen: Foto de Iñaki Cornago Guillén

viernes, 20 de septiembre de 2019





EL HILO ROJO

Opino, con todos mis respetos hacia quienes lo defienden, que lo del hilo rojo es una tontería. Sí, ya sabéis, esa teoría de que hay personas a las que permanecemos unidos desde siempre mediante un hilo, y que de pronto nos las tropezamos y oye, nos pega como un flash en plan miarayosinestapersonayanovoyapoderestar porque dicen que son nuestros complementos y eso. Un poco como lo de la media naranja o lo del ying y el yang. O lo de las putas piezas azules del cielo de los puzzles, que solo puede ser esa y nada más que esa la que va junto a la otra.

Pues miren, no; no me lo trago. No me gusta llevar enganchado un hilo rojo como si fuera un Cantimpalo. No quiero ser la marioneta de alguien al otro lado del océano. O de la galaxia incluso, que lo mismo el o la de la otra punta está a tomar por culo y nunca te lo tropiezas y te pegas la existencia en un mohín, incompleto e incómodo como si te hubieran interrumpido haciendo pis después de aguantarte las ganas mucho rato y te hubieses quedado a medias.

Y es que a la gente se la lleva en la cabeza o en el corazón. Y a veces en el hígado o el páncreas, o en los órganos excretores, que para todo hay candidatos. Pero no al otro lado de un cordel como si fuéramos un intercomunicador de esos que nos fabricábamos de pequeños con vasos del yogur. Los llevas en el alma aunque estén lejos sin ninguna necesidad de mantenerlos amarrados, que lo de los atadijos es muy malo porque lo mismo, qué se yo, te caes por un barranco y arrastras al otro pobre tras de ti. Así que nada, yo paso de chorradas. El que quiera que me recuerde y el que no pues que recuerde a otras personas, que no soy yo quién para decidir quienes ha de mantener el vínculo conmigo. Y que oye, en estos tiempos que corren y con tanta tecnología si te da la morriña, pues ya sabes:

Mandas un whatsapp y que le den al hilo rojo. 

#SafeCreative Mina Cb

jueves, 19 de septiembre de 2019




NOS ESTAMOS VOLVIENDO GILIPOLLAS

Esta mañana he ido al banco a hacer una reclamación. No es al primera vez que me sucede de modo que iba preparada: DNI, denuncia, documentos... y un pendrive con fotos y capturas de pantalla, que la otra vez pequé de inocente y no guardé los mails. 
Primero he ido a consumo, que ya no existe como tal en el ayuntamiento y me han dado un teléfono. Y como voy justa de tiempo con el plazo pues me digo, yo de momento reclamo y luego ya llamaré.

Porque la otra vez fue sencillo. Relativamente. Les mandé un mail con la documentación que faltaba y santas pascuas. Problema resuelto. Pero hoy no: me piden las capturas y señalo al diminuto objeto sobre el mostrador:

- Están ahí- le he dicho al chico.

- Ya. Pero no puede ser. Ha de ser en papel.

- ¿No puede ser por mail? Hay un montón de capturas.

- Papel.

- Vale: ¿Y no me lo podéis imprimir vosotros y me ahorro el viaje? Os pago las copias, pero por favor no me hagáis ir a casa otra vez que se me va media mañana y curro.

- No puedo imprimirlo yo.

- ¿Y eso?

- Seguridad. Tema de protección de datos.

Trabajo en un lugar en el que la gente paga con tarjeta continuamente. Todo el tiempo: un gesto y zas, batacazo a la cuenta. Por importes menores a veinte euros no te pide ni el pin, de modo que cualquiera que encuentre una cartera por ahí puede pegarte un buen pellizco sin que te des cuenta. Y el las tiendas mira, aún te pueden pedir en DNI, pero por la red es de locos. Gastas y solo piden el número de tarjeta y el código de seguridad el reverso. Y como no tengas una alarma estás jodido. Que sí, que luego reclamas y te lo devuelven, pero de momento te han jodido. La peña ya lleva la visa hasta en el móvil, de modo que perder el móvil es una tragedia en toda regla: ahí va todo. TODO. Y lo llevamos en el bolsillo y lo dejamos encima de las mesas y lo vamos paseando impunemente por la calle. Con todo la información al aire, expuestos a que cualquier ratero nos lo levante y nos vea hasta la marca de las bragas. Pero sin miedo, porque tenemos código de seguridad.

Y estos me vienen con que no les dejan abrir un pendrive delante mío para imprimir los documentos necesarios y ahorrarme el viaje que me hará perder media mañana.

Así que nada. Aquí estoy, haciendo tiempo hasta que salgan por la impresora todos los papeles mientras pienso que nos estamos volviendo gilipollas de cum laude.

#SafeCreative Mina Cb

miércoles, 18 de septiembre de 2019




PARCHÍS

Parece que hay elecciones
de nuevo en este país.
No nos pilla de sorpresa
pues se veía venir.

Han pasado cinco meses
y estamos como en abril:
la derecha enfurruñada
y la izquierda tal que así.

De modo que han decidido
finalmente, repetir
en noviembre los comicios
y yo no sé si reír,

llorar, cortarme las venas,
coger un vuelo a Tahití
o largarme a Groenlandia
tras quemar el DNI.

Elecciones: las terceras
que hacemos este año aquí;
que decir, se dice pronto,
pero vaya porvenir:

Otra vez la campañita:
todos venga ir y venir
de lado a lado contando
una mentira sin fin.

Otra vez con los debates:
esa pelea infantil
del cállate, que ha acabado
tu turno y me toca a mí.

Otra vez, vaya pereza,
todos pidiéndome el sí
y yo con tan pocas ganas
de volver a decidir.

Ahí los tenéis a los cuatro:
morado, naranja, añil,
rojo... les pones un dado
y ya tienes el parchís.

#SafeCreative Mina Cb

martes, 17 de septiembre de 2019




MÍA

Imagino que el primero te pilla de sorpresa. Aunque igual hay fulanos que ya te vapulean en la primera cita. Pero en general no creo. Por eso te tiene que dejar de piedra. Sin capacidad de reacción. Y luego como al poco se arrepienten pues lo mismo piensas que va en serio y que no lo volverán a hacer. Y además que te dicen que te quieren. Y tú les crees. Porque eso es el amor. Preocuparse por el otro. Por la otra en este caso. Y decirle que la quieres. Muchas veces. Y que no puedes vivir sin ella. Que sin ella te mueres, que eso impresiona mucho. Porque cuando quieres a alguien no quieres que le pase nada. Nada malo quiero decir. ¿Y qué es malo? Pues está claro; todo lo que no te parece bien a ti. Que cada vez son más cosas. Cada vez quieres alejarla de más cosas. Porque la quieres y sabes lo que le conviene. Porque eso es el amor. Y porque tú eres hombre y ella es el sexo débil. No saben, ya se sabe. No saben discernir. Por algo las sacó dios de una costilla. Si las hubiera sacado del cerebro aún, pero las sacó de una costilla. Y así les va. O tontas o putas. Y la tuya puta y tonta. A ratos. Por eso tienes que enseñarle tú. Por tonta. Y pegarle. Por puta. Aunque te duela. Pegarle digo. Claro que te duele. Más que a ella. Pero es necesario. Para que aprenda. Para protegerla. Para que no le pase nada. Por eso. Porque tú sabes. Vaya si sabes. Por eso no lo entiendes. No entiendes que sea tan desagradecida. Tú trabajas para que no le falte de nada. Y la quieres. Tanto que no podrías vivir sin ella. Sería imposible. Por eso no lo entiendes. Que te pueda hacer eso. Que un día llegues y no esté. Que se haya ido. Ella. Y sin dejar una nota ni nada de nada. Y la llames y no conteste. Y llames a su familia y no contesten. Tú es que no lo entiendes. Porque la quieres y sabes lo que le conviene. Porque te matarías. Te matarías si ella te dejara. Se lo has dicho mil veces. Aunque quizás estés confundido en este momento de zozobra y lo que le decías no era si te vas me mato sino si te vas te mato. Y porque ella ha llegado un momento en que se lo ha creído. Lo de que eras capaz de matarla. Y al final se lo ha contado a alguien. Y le han dicho que huya. Le han lavado el cerebro. Sí. Porque ella sin ti no es nada. No es nadie. Seguro que si te coge el teléfono lo entiende. Y vuelve. Y tú le enseñas la lección. Y le dices que la quieres. Más que a nada. Más que a nadie. Más que a tu vida incluso. Pero no te contesta. Aunque tú sabes dónde está. Vaya que sí lo sabes. Una mujer como la tuya no puede ir a cualquier parte. No tiene recursos ni valor. Sabes dónde encontrarla. Lo sabes bien. Vaya que sí lo sabes. Y vas a ir a buscarla, desde luego. Porque no puedes vivir sin ella. 
Por eso vas a ir.

… Con la escopeta. 

#SafeCreative Mina Cb

domingo, 15 de septiembre de 2019




TUTORIALES

¿Que he comprado una caja de cerillas
y no me aclaro con las instrucciones?
¿Que no consigo atarme los cordones
y no puedo ponerme zapatillas?

¿Que no sé para que son los botones
que tiene el mando de la tele nueva?
¿Que ya me aterroriza hasta que llueva
porque no sé cerrar ni los balcones?

¡No problem! Ya no pienso ni discurro
cuando algo se resiste a mi intelecto
en la casa, en la calle o en el curro.

Me pongo un tutorial de dicho tema
y con un “savoir faire” pluscuamperfecto
en un segundo, zas, adiós problema.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

viernes, 13 de septiembre de 2019




VIERNES, 13
(1987)

Me detengo un instante infinito:

veo mi vida reflejada en un salón vertiginoso
circundado por espejos convexos y cóncavos.
Me veo a mí misma ridícula, deforme...

¿Dónde estoy?
¿En qué cristal absurdo se ve reproducida mi amorfa figura?

Sueños:
futuro incierto y lejano;
tan auténtico como un presentimiento meditado,
tan intrigante como sangre vertida en celuloide...

Ambiciones:
pasado oscuro y lloroso;
tan ambiguo como el beso de un hermano ajeno,
tan penetrante como sol de invierno prófugo...

Vida:
presente nuevo y ajado;
tan inocente como una ramera locamente enamorada,
tan avezado como niño precoz en un despacho...

Siempre y nunca,
todo y nada,
cerca y lejos...
esta noche quizás nazca un nuevo mesías,
esta noche quizás rompan a una doncella,
esta noche quizás salga negra la luna...

Mundo oculto,
realidad monótona:
sombra que brota cada día
por un lugar distinto;
luz que se oculta cada tarde
dejando el cielo oscuro...

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

jueves, 12 de septiembre de 2019





RECURRIR A BENEDETTI


Me ha hecho falta recurrir a Benedetti
para que él te recuerde

que mi mundo antes de ti
era peor que ahora

y que abriste ventanas al arte
y cambiaste mi vida

sin saberlo.

Enjugaste mi llanto
y yo a veces el tuyo

y nos emborrachamos muchas noches:

unas por diversión,
otras por desengaños

y otras
(yo creo que las más)
de modo accidental.

Y hasta una tarde
(¿recuerdas?)
nos jugamos el tipo
en un tugurio un tanto sospechoso.

Llevamos años
despistando al reloj para encontrarnos
(cualquier momento es bueno)
y contarnos las cosas
que a nadie se le cuentan.

Y hoy
que te sé sumida en el desánimo
no doy con las palabras

para hacerte saber cuánto te quiero
y lo importante que eres para mí.

Por eso he recurrido a Benedetti:

No te rindas.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb