viernes, 29 de marzo de 2019




Hoy el día ha amanecido silencioso y azul. 

Se calmó al fin el viento y parecía 
que todos los pájaros del mundo 
cantaban para mí. 

Y he sentido otra vez ese dulzor 
inmenso y amarillo 
que me apacigua el alma cada vez 

que la normalidad regresa.



#‎SafeCreative‬ Mina Cb

jueves, 28 de marzo de 2019




“EN MIS TIEMPOS”

Todo empieza cuando un día en el parque, un crío va y te dice: “Oiga, señora, ¿me lanza la pelota?”.

Y el mundo se te viene encima. 

Claro que tal vez para entonces ya lleves unos años sin escuchar los cuarenta principales porque la música moderna te parece una mierda, o que se te antoje que los hijos de tus amigas van hechos unos zarrios o que, y esto es lo peor, ya hayas echado mano en más de una ocasión de la reveladora frase de “En mis tiempos”

Asúmelo: Ha empezado el declive. Son los primeros síntomas. Y tras ellos vendrán en cascada todas las evidencias de que galopas de modo irremisible hacia la decrepitud, como ese día en que las letras del periódico comenzarán a alejarse, o en que temerás, al descubrir una peca en la mejilla, que en vez de un grano de pus sea un carcinoma, o que te parará por la calle alguien y empezará a hablarte y no tendrás ni puñetera idea de quién es aunque te suene mogollón, o que asistirás a una reunión de antiguos alumnos y te parecerá que todos, salvo tú, están hechos unos carcamales. Claro que eso te dará lo mismo porque, al comentarlo con tus amigas, te dirán que a ellas les pasa igual. Y continuarás alegremente ese trayecto hacia la fosilización, saliendo a correr con tus compis de club de atletismo de toda la vida y soltándoles, cuando se cachondeen viendo que, con lo que tú has sido, ahora te adelantan hasta los caracoles, que ya no haces deporte para competir sino para disfrutar, o escupiéndole a bocajarro al anestesista que te vaya a pinchar para operarte de una fístula que si no es demasiado joven para ejercer un trabajo de tanta responsabilidad, o teniendo que comprobar un millón de veces si te has tomado la medicación esa que como dobles la dosis la has jodido y como te la olvides tres cuartos de lo mismo... Y lo harás sonriendo, de buen rollo, convencida de que esos episodios son algo transitorio y que de aquí a un tiempo serán historia. Hasta que un buen día te encuentres sentada en el sofá de casa de tu madre, tomándote una cervecita sin alcohol con unos snakcs bajos en sal y criticando el vestuario de la vecina, que va hecha una pelandusca. Y de ahí a que las abuelas empiecen a parecerte jovencísimas, créeme, no hay más que un paso. Aunque justo antes de eso, o tal vez inmediatamente después, está el momento en que tocas una tecla del móvil y, sin que tú hagas nada, el chisme se desconfigura y prefieres ir a la tienda a comprar otro antes que intentar hacerlo funcionar. Y cuando se entera tu sobrino te dice que por qué no le has llamado y que tú no estás bien de la cabeza y que a quién se le ocurre tirar a la basura un aparato de ochocientos pavos.

¿Y sabes qué es lo mejor?

Que a ti te da lo mismo.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

miércoles, 27 de marzo de 2019





DONDE EL CORAZÓN TE LLEVE

Lo bueno de la edad es que estableces los límites entre la sinceridad y la crudeza. Que eres capaz, en fin , de calar al personal y de cerrar el pico cuando sabes que dar tu opinión no servirá de nada. Porque callar no es mentir, por mucho que lo puedas pensar a los veinte, cuando esa terrible frase de “te voy a decir lo que pienso” no se te cae de la boca. Y vas sembrando el camino de enemigos. Hechos con la mejor intención del mundo, eso sí (yo soy de las que creen que solo unos pocos miserables hacen el mal deliberadamente), pero enemigos a la postre. Que eso no es nada bueno para el karma, que es como se denomina a la conciencia en esta nueva era zen.

Pues eso: que aprendes a meterte la lengua por el culo y, a partir de entonces, la vida no hace más que mejorar. Sobre todo cuando te das cuenta de que no hay que decir nada, sino que simplemente basta con hacer mutis por el foro y alejarse de aquellos que te dan quebraderos de cabeza; y si alguien te pide explicaciones, decirle que es que estás en periodo de muda, como las serpientes. Y que necesitas estar recogidita y esas cosas. Y como ahora somos todos tan ñoños seguro que te creen. Tú te alejas y ya... que fijo que el individuo o la individua acaba por toparse con alguien que sea más compatible con sus particularidades. 

Pero no solo te pasa con la gente. También te sucede con las situaciones: en un momento dado te das cuenta de que la vida pasa demasiado aprisa y empiezas a cribar: y dejas de hacer las cosas por obligación. Claro que esto también tiene su reverso tenebroso, porque cuando una ha vivido ya lo suyo le pesa la experiencia, y en ciertas situaciones se ve un pelín coaccionada por el pasado y eso crea un conflicto. Y ahí es donde hay que decidir entre ser inteligente o gilipollas. Y pensar que aquí no venimos a rendir cuentas a nadie, sino a vivir la vida. Y que mira, es lo que hay, que hace un día precioso y si no lo aprovecho mañana lo mismo sale huracanado y nada más echarme al mundo me atropella un camión y adiós muy buenas. Y que si empezamos a pensar en lo que se nos debe y en lo que debemos pues a ver... que cada cual convive con sus circunstancias. Y que nadie es perfecto y que la edad de ser el tonto del pueblo ya se nos pasó. Y que si lo que hacemos no está bien pues ya nos volverá el día de mañana... no sé; dios o el karma o la conciencia, que todo viene a ser lo mismo.

Aunque cada cual lo llame de una forma.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

martes, 26 de marzo de 2019




QUE SE JODAN

Entro a la cafetería de al lado del trabajo y me doy cuenta:
Es cierto.

Todo el mundo sonríe, y eso que es lunes. Un grupo de chicas con pinta de cursillo montan la de dios para dejar salir a la más gruesa, que está sentada en el rincón y necesita ir al servicio: risas, bromas, arrastre de banquetas... Y me acuerdo y digo que pues claro. Que es de cajón. Que se ve desde el panizo. Hasta ellos van a verlo. Se van a tener que creer lo que salía en el diario.

Que somos más felices. Que se jodan que somos más felices.

Y es que no me extraña. Un pueblo que solo se divierte una semana al año. Y así la lían. Y el resto del tiempo todos con cara de palo, que vas allí y parece que les debes algo. Y ese clima, que por algo los de aquí decimos, cuando vamos allá: “Me voy a Mordor”. Siempre nublado. Toda la vegetación que quieras pero menuda mierda: lluvia, nieve o frío. Que ni en verano puedes salir de noche con tirantes.

Pues eso: que ya es oficial. Que los de la Ribera somos más felices. Y eso que nos ignoran y nos joden todo lo que pueden. Y nos sacuden el bolsillo con el tema del peaje y de la zona azul. Pero si hasta en el hospital se paga ahora, hay que amolarse.... y al fin, ya veis. Tanto Sanfermín, tanto Osasuna, tanto parlamento y resulta que nosotros, con nuestro cierzo, nuestra Bardena y nuestras verduritas somos más felices. Dicen que si puede ser porque somos más sociables; más de sonreír y de contar la vida, de alternar y salir y volcarnos hacia el exterior durante todo el año y no solo del seis al catorce de julio como ellos. Pero el caso es que, según el sondeo, somos más felices.

Lo dicho:

Que se jodan.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

sábado, 23 de marzo de 2019




PECES EN TIERRA

Hay personas que nunca encajarán en este mundo. No se sabe por qué pero es así. Quiero decir que son como los otros. Aparentemente al menos. Que nacen y se educan en el mismo entorno. Van al mismo colegio. Los forman los mismos profesores. Incluso son parte de la misma familia. Pero son diferentes. Quizás vengan cansados de otras vidas. O a lo mejor es al revés. Puede que este sea su primer trayecto y que por eso todo se les quede grande. El caso es que no aguantan como el resto. No les sobra el coraje ni la inteligencia emocional. No aprenden de los errores ajenos. Ni siquiera de los propios. No reflexionan y no miden las consecuencias de sus actos. Son como niños desvalidos encerrados en cuerpos de adultos en medio de una jaula de leones hambrientos.
Y el mundo se los come. Y un día encuentran el jardín de las delicias. y se internan en él con entusiasmo, pensando que por fin ha llegado su hora. Y pierden la noción del tiempo y del espacio. Y olvidan la jauría, que los sigue acechando. Y se escapan al vuelo, y flotan muy, muy lejos, observándonos como si fuéramos tristes hormiguitas. Hasta que la realidad los tira de la alfombra voladora y se estrellan contra el suelo. Y empieza el imparable descenso a los infiernos. Y esa dura batalla inacabable contra sí mismos. Y las mejoras. Y las recaídas. Y los vanos intentos por tratar de convertirse en lo que nunca han sido: resistentes figuras adaptables al molde. Y esa necesidad de estar siempre excusándose, justificándose por haber venido al mundo como son: extraños peces que el mar vertió a la tierra.

#SafeCreative Mina Cb

viernes, 22 de marzo de 2019





DE LUNA

Tengo un desvelo de luna:

De lobos aullando y tabarra gatuna,

de ronca cigarra,

de amor sin fortuna.

De melancolía dulzona y raruna.


Tengo un insomnio de cuento:

De bella durmiente al cincuenta por ciento,

de rana sin charca,

de paje mugriento.

De azul princesita sin un ceniciento.


Tengo una noche amarilla:

De niño que llora y de búho que chilla,

de timbre de alarma,

de ojo de polilla.

De pena penita de mentirijilla.



#SafeCreative Mina Cb

jueves, 21 de marzo de 2019





LA POESÍA
La poesía es eso que nos salva 
de todo lo que no pueden salvarnos 
el gobierno, las leyes, los bomberos,
el ciento doce, alcohólicos anónimos...

La poesía es eso que nos cura
de todo lo que no pueden curarnos
el Thermalgin, la quimio, las vacunas,
los parches, los placebos, las tisanas...

La poesía es eso que nos libra
de todo lo que no pueden librarnos
la experiencia, el condón, el GPS,
el protector solar, las exenciones...

La poesía es eso que nos colma
de todo lo que no pueden colmarnos
el amor, la familia, los amigos,
el café, el cine, el sexo, las croquetas...

La poesía es eso que nos hace
digamos que distintos de las aves,
los árboles, las flores, los reptiles...
y cualquier otro ser que no sea humano.



#SafeCreative Mina Cb

miércoles, 20 de marzo de 2019





FOREVER YOUNG

Sé que la vida un día,
ciertamente,

nos pondrá ante los ojos
la cruda realidad de los estragos
del correr de los años

y el hoy será pasado
para siempre.

Pero entre tanto,
amigo:

finjámonos eternamente jóvenes. 

#SafeCreative Mina Cb

martes, 19 de marzo de 2019




DIECINUEVE DE MARZO

Querido papá:

Sé que andas por aquí porque hace nada acabo de romper un plato y al poco he puesto el teclado perdido con un golpe de tos que me ha dado cuando estaba tomándome el café. A lo mejor es que no te gustaba mucho lo que tenía en la cabeza en ese momento y has querido que dejase esa idea para mí misma. Y tal vez tengas razón. Hay cosas que se deben guardar en el cajón de la memoria y no permitir que nadie las vea. Cosas. Sentimientos íntimos que a veces nos dan miedo. Que traen hasta el presente aquello que ya no merece la pena recordar. Como esos choques nuestros, yo tan moderna y tú con tus ideas de familia perdedora de la guerra. Trabajar y trabajar. Y nada más. Y sacar a tus hijos adelante. De lunes a sábado. Porque el domingo era para nosotros, que me acuerdo bien: los cuentos en tu cama al comenzar el día y más tarde el paseo al sol, después de que te afeitaras ante el gran ventanal de la cocina con esa navaja de mango nacarado que me gustaba casi tanto como el olor del jabón blanco y pastoso. 

Qué felices que fuimos entonces, papá, cuando tú aún eras mi héroe y en mi cabeza no habían entrado las dudas que hicieron que, a partir de los quince o dieciséis, empezase a cuestionarme todo y estallase la bomba. Y tu carácter y el mío, tan similares, convirtieran la mesa a mediodía en un combate que nos fue llevando, poco a poco, hasta la incomunicación. Eran tiempos difíciles para la ternura y cada vez nos fuimos separando más. Aunque yo siempre supe que, de necesitarlo, tú me hubieras dado cualquier cosa. Cualquier cosa, papá. 

De las que son verdaderamente necesarias.

Recuerdo aquél día complicado en que no te atreviste a decirme que podía volver a casa y me lo hiciste saber a través de mamá. Y esa otra vez en que, una vez instalada de nuevo con vosotros de forma transitoria, me sugeriste que no sacase mis cedés de una maleta que necesitaba eventualmente porque cuando me marchase tendría que volverlos a meter. Aquel día, papá, fue cuando me di cuenta de que creías en mí. Lejos de molestarme me volví y te dije, socarronamente: “Gracias, padre”. Porque tú sabías que yo era un pájaro imposible de enjaular. Aunque no me hubieras criado para eso. Aunque hubieras preferido para mí una vida más convencional en plan esposa-madre-todaesaretahíla. Entendiste cuál era mi lugar. Y aunque sé que lamentaste hasta el último suspiro que yo me hubiera desviado del camino, también sé, porque te lo dije pocas horas antes de que te marcharas para siempre, que tus enseñanzas y tu dureza en algunos momentos me hicieron una mujer fuerte y autónoma. Y feliz, que es a lo que venimos a este mundo. No a trabajar, papá. Ni a guardarnos las caricias y los besos porque no son cosa de hombres. No venimos a ser fuertes aunque al final la vida nos obligue. Venimos a ser felices. 

Y yo lo soy, papá. Lo soy, y mucho. Y hoy, que no estás aquí, aunque intuyo que lees estas líneas asomando por detrás de mi cogote, quiero decirte que te lo debo a ti. Mi fortaleza y mi felicidad y todo lo que tengo.

Todo te lo debo.

... Empezando por la vida.



#SafeCreative Mina Cb

lunes, 18 de marzo de 2019




Quédate

con quien no insista

con quien no conjugue verbos en condicional

con quien te cubra más de risas que de besos

con quien no tenga celos de todo lo que hiciste.



Con quien sea feliz

tanto contigo

como consigo mismo.




#SafeCreative Mina Cb

domingo, 17 de marzo de 2019





AMISTAD

Me hacen bien 

tu piel y tus silencios,
tus palabras
medidas y cabales

tu risa y tus miradas
y esa manía tuya
de preguntarme por lo que he comido.

Me hacen bien tus ausencias
que recolocan piezas desplazadas
y marcan la distancia

y me permiten ser aún más yo misma
de lo que soy contigo.

Me hacen bien
las mañanas al sol sin rumbo fijo
ni móvil ni relojes
ni un mal gesto quebrando el amarillo,
terroso panorama
coronado de espacios azulados
que pintan ilusiones
en tu rostro de niño.

Me hace bien
en resumen

tu presencia concreta en este instante
finito de mi vida.

#SafeCreative Mina Cb

viernes, 15 de marzo de 2019




BÍPEDOS

Puesto que somos bípedos,
egoístas no alados y ambiciosos

(digamos que gentuza)

debería bastarnos
con la fértil y extensa
superficie terrestre...

Y tal vez

(ya que nuestro intelecto fue capaz
de hacer posible el barco)

con la azul amplitud de los océanos
en sus tres dimensiones.


Podríamos conformarnos,

desde luego...

pese a que nuestra dicha
no sería completa.



Mas 
por fortuna

y ya que la naturaleza es sabia

disponemos del viento:

el único elemento gratuito
capaz de hacer volar

la estupidez humana.


#SafeCreative Mina Cb

jueves, 14 de marzo de 2019




A veces

cuando la guerra se desata alrededor

y nada ni nadie
son lo que parecen

y baña la luz de repente
espacios largamente cubiertos de penumbra...

Guardo silencio
y hago de la soledad 
mi consejera.

#SafeCreative Mina Cb

miércoles, 13 de marzo de 2019




Me he aprendido tu cara de memoria
como aprendí los mapas en la escuela:
cada rasgo,
cada gesto,
cada palabra que se esconde dentro…

He alumbrado las sombras de mi vida
con el fuego que emana de tus ojos:
ya no hay llanto,
ya no hay miedo;
ya no hay espacio ni para los celos…

El reloj me ha cogido por sorpresa
convirtiendo las horas en minutos:
sin notarlo,
sin creerlo,
sin saber lo que estaba sucediendo…

Me he sorprendido enamorándome,
compartiendo por ti mi independencia:
no pensando,
no temiendo;
no acatando el más sacro mandamiento…

Me has enseñado a amar de otra manera
cuando el amor me parecía absurdo:
con desenfado,
con sentimiento;
con ganas de seguirte descubriendo.

#SafeCreative Mina Cb

martes, 12 de marzo de 2019





AUSENCIA

Dejar pasar los días
hasta olvidar tu rostro.

Dosificar la piel
igual que si la vida fuera eterna.

Envolverse en silencio
y esperar...

Esperar el retorno

como se espera la primavera tras el frío.

#SafeCreative Mina Cb

lunes, 11 de marzo de 2019




CRIATURAS DEL AVERNO

Es domingo y un sol casi primaveral baña la terraza. La clientela remolonea en este mediodía bonancible, cada cual a lo suyo. Es un sitio tranquilo habitualmente. Y muy soleado. 
De repente se oyen voces y comienza el movimiento. Dos personas se levantan, agitadas, cogen a su perrito y cambian de mesa.

“Iba a por él. Derecha”- puedo oír. 

Me pica la curiosidad y dirijo mi mirada hacia el lugar. No veo nada. Quiero decir nada amenazante. Pero la señora continúa. Al fin, uno de los clientes del bar se agacha y yo la localizo: la minúscula oruga repta por una de las grietas del pavimento, en línea recta. Como lo hacen ellas habitualmente. Sé, como casi todo el mundo, de los perniciosos efectos de la procesionaria, pero también sé, porque me lo contó un amiguete biólogo, que su expansión vino motivada por la ambición humana. Plantar pinares sin control para la explotación de la madera hizo que esos bichitos, que se acaban convirtiendo, me comentó, en unas feas mariposas, se hicieran plaga. El hombre una vez más, metiendo sus manitas en donde no debe y transformando en problema a una minúscula bestezuela que, sin duda, tendrá alguna utilidad para el ecosistema. Aunque pueda matar, lo sé, a los perros.

Y de ahí el alboroto. Y el “Iba derecha hacia él”. Como si la pobre oruga albergase algo personal contra el can y quisiera atacarlo. Como si en vez de un gusano fuera una pulga portadora de la peste. Como si los animalitos poseyeran esa vil cualidad de causar mal deliberadamente que solo tenemos los humanos. 

He seguido a lo mío, sin manifestar públicamente que justo en ese momento, viendo el efecto que causaba sobre la concurrencia un bichito tan pequeño, estaba entendiendo de verdad el por qué del triunfo de las tiranías, hasta que una chica que andaba por allí ha propuesto a un chaval que parecía haberse erigido en líder de la crisis: “¡Quémala!”. He levantado la vista, horrorizada, para preguntarle si a ella le gustaría que le hicieran lo mismo y entonces el chico, cogiendo al gusano con dos palillos, me lo ha mostrado, proponiéndome que me lo podía llevar a casa. No sé qué ha hecho con él, la verdad, ni con las otras tres oruguitas que circulaban unos metros más allá, siendo observadas con horror por dos niños como si fueran criaturas del averno. 

#SafeCreative Mina Cb

domingo, 10 de marzo de 2019




GÉNESIS



¿Quién puede responder a esas preguntas
de antes incluso de la misma génesis?

¿Quién disipa las dudas
que han hecho del presente lo que es
y bajo cuyo influjo siempre viviremos?

Buscando voy respuestas 
que yacen bajo tierra.

#SafeCreative Mina Cb

sábado, 9 de marzo de 2019




POEMA PARA PEGAR EN EL ESPEJO

Mírala bien 
se le nota cansada 
ya no tiene ese cuello de gacela y y poco a poco 
le están saliendo manchas en la tez.

Las ojeras enmarcan su mirada
y el pecho va cayendo hacia la tierra
y hace tiempo
que la piel se repliega al pellizcarla
y ya no recupera su textura.

Pero tiene en los ojos reflejadas
un millón de batallas
décadas de emociones
y un mar de lágrimas tiernas y saladas
y miles de escenarios que el recuerdo archivó.

No es la que conociste,
desde luego,
ya no le tiembla el pulso al perfilarse los labios
y las canas se esparcen por entre sus cabellos.

Pero aún así es hermosa
más hermosa si cabe de lo que fue al principio
cuando aún no podía imaginarse
que sería capaz de hacerlo todo
cuando no era consciente de su fuerza
y todo la asustaba:
la noche... los insectos... las pelis de terror...

Mírala bien:
Repara en las arrugas de su rostro
modeladas minuto tras minuto.

Ahora sabe callar,
vencer su ira,
tornar en paz la guerra y perdonarse

y amarse
como nadie la amará.

#SafeCreative Mina Cb

viernes, 8 de marzo de 2019




¡GRITA!

Grita.


Grita por las que no podrán hacerlo:
porque su dios, sus leyes y sus hombres
no les dejan gritar.

Grita.

Grita por tus abuelas

que no podían abrir cuentas corrientes
y a las que se negaba la contracepción
porque el sexo era un vicio.

Grita

Grita por nuestras madres

que iniciaron la lucha en los setenta
cuando al fin salió el sol
y soñamos con ser todos iguales.

Grita.

Grita por nuestras hijas,

competentes, modernas, preparadas,
libres en apariencia, pero al cabo
esclavas de instagram y del estrés...

Grita.

Grita contra ese jefe
que nos puede pagar una miseria.

Grita.

Grita contra esas bestias
que nos pueden violar en un portal.

Grita.

Grita contra ese loco
que nos puede matar en la cocina.

Grita.

Grita contra esos jueces
que nos pueden juzgar con sus sentencias.

Grita.

Grita contra el ministro
que nos puede anular con una ley.

#SafeCreative Mina Cb