domingo, 20 de enero de 2019





Saber cerrar la puerta

y seguir adelante
sin pena
ni reproches

sin buscar responsables
ni respuestas.

Otorgar al pasado 
el lugar que merece en la memoria

y abrirse al nuevo tiempo

dejando atrás un mundo que habitamos
en un momento dado

y en el que fuimos tan felices
que sería un delito

(perdida ya la magia)

permanecer en él.

#SafeCreative Mina Cb

sábado, 19 de enero de 2019






HABLAR DE LAS QUE VIVEN


"Hoy vas a descubrir que el mundo es solo para ti 
que nadie puede hacerte daño, nadie puede hacerte daño 
hoy vas a comprender 
que el miedo se puede romper con un solo portazo." 

Bebe




Son siete ya y apenas ha empezado el año. Siete mujeres que se equivocaron al elegir. Que confiaron en la persona equivocada. Siete mujeres que seguramente en un momento dado quisieron huir. Y tal vez lo hicieron, pero ni la justicia ni las fuerzas de seguridad dan para proteger a cada mujer amenazada. Y de poco sirve el empoderamiento cuando convives con un animal que te mantiene enjaulada en la prisión del miedo. De poco sirven los consejos de las amigas cuando la víctima no quiere ver la realidad. Y de poco sirven las noches en blanco de los vecinos al oír los golpes, que no avisan a la policía porque “no es cosa suya”.

Y luego, lo de siempre: el arrebato y la última paliza. O el asesinato a sangre fría y después la confesión y hasta el suicidio. El suicidio siempre después, para añadir a la historia un tinte romántico en plan Romeo y Julieta.

Van siete y serán más. Y aumentarán mientras la sociedad no cambie sus esquemas. Y esta manía nuestra de quejarnos, de salir a la calle gritando que no queremos ni una menos, no las ayuda. A ellas digo. Porque este envalentonamiento nuestro pone en guardia a la fiera. Y asegura los anclajes de la jaula. Porque a él no va a pasarle. No lo va a consentir. No va a dejar que su mujer se deje convencer por esa pandilla de locas del coño vestidas de morado que se echan a la calle cada vez que una de ellas muere. No quiere ni pensarlo. Su mujer no es así. No es de esas. Es como debe ser una mujer: sumisa y femenina. Que si Dios creó primero al hombre lo haría por algo, faltaría más.

Y esto ya no se cambia. Las mentes digo. Los tipos que piensan que la mujer les pertenece. Y que, por tanto, pueden hacer con ella lo que quieran. Matarla incluso. Eso ya no se cambia porque va con uno, como el color de los ojos, la talla del zapato o la estatura. Y tiene mal arreglo. La educación, supongo. Pero en hombres hechos y derechos llega tarde. Otra cosa son los niños. Y los adolescentes, que algunos parece que nos vienen un poco en plan Manolo Escobar con lo de la minifalda. Y el puto móvil, que es la herramienta de control favorita del macho dominante. Y las niñas, que lo ven tan normal algunas veces. Porque piensan que es amor. Y, para cuando quieren darse cuenta, ya han entrado en la jaula y se han convertido en aspirantes a la inexistencia.

¿Qué hacer ante esto?

Pues bien; el otro día, escuchando una canción de Bebe, un buen amigo me decía que debería hablarse más de mujeres como ella: de las que se atreven y les sale bien. Aunque no sean famosas. De las que han sufrido lo indecible y un día han decidido jugarse el todo por el todo y han abandonado al animal, anteponiendo la dignidad al miedo. Y les ha funcionado. De las que han tenido que buscar un curro a la aventura a los cincuentaytantos. De las que han empezado a vestirse como les da la gana más allá de los cuarenta. De las que han pasado de llorar en silencio a llenar las calles con sus gritos.

De esas debería hablarse.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

viernes, 18 de enero de 2019




El niño chico duerme:
se lo tragó la tierra.

Llora el pueblo.

La luna baña el campo

y gimen las poleas. 



Mientras tanto

resiste la esperanza.




#‎SafeCreative‬ Mina Cb

jueves, 17 de enero de 2019




Me gusta imaginarlo:

cerrar los ojos y dejar
que las ideas vuelen

y se intuya el deseo

y se vacíe el cerebro poco a poco

y todo sea azul

y voladizo.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

martes, 15 de enero de 2019




LA BUFANDA

En el trastero de su mente se amontonaban, desordenados, los recuerdos de aquella media vida con él. Le parecía increíble. Años de verlo a diario, a cada momento; años de llorar juntos, de luchar juntos, de enfrentarse juntos contra tantas cosas...
Habían sido ellos dos y el mundo, solos ante el peligro, rebeldes con causa, inermes e indefensos ante una sociedad blindada, sólida como los cimientos de un rascacielos. Habían sufrido y reído; se habían emborrachado de alegría y habían llorado, abrazados, juntos, de impotencia.
Cuándo comenzó a sentirse sola era un enigma. En aquel tropel de vivencias había algún momento, una circunstancia en concreto, que había roto las fibras del cordel, y a partir de ahí, como en una bufanda hecha a mano, todo el tejido había ido destrenzándose, y ahora entre ellos quedaba sólo un largo, interminable cordón umbilical de lana ondulada que, por mucho que estirasen, nunca recuperaría su textura original.
En el baúl de los sentimientos guardaba demasiadas cosas. Su alma de mujer condenada a la soledad y al desencanto se había ido desvelando poco a poco, mes a mes y día a día, entre los muros del pequeño apartamento que desde hacía algunos meses simplemente compartían. 
Cuándo se acabó el amor era un misterio. Un buen día se miró en el espejo del pasado y se vio a sí misma deslizando en su dedo un anillo dorado y pronunciando una frase en la que nunca había creído:

“Durante todos los días de mi vida”

Y ahora sólo podía recordar su cara de pasmo cuando se lo dijo: “Quiero dejarlo”. Y él, fuera de juego, como siempre últimamente, en otra onda, que tampoco era para tanto, que todo tenía solución. Y ella intentando explicarle la metáfora de la bufanda. Pero claro, él nunca había hecho punto. 

Quizá por eso no pudo comprenderla.

#SafeCreative Mina Cb

lunes, 14 de enero de 2019




Contar contigo

igual que con el sol y con la lluvia



y con todas las cosas

que embellecen el mundo.




#SafeCreative Mina Cb

sábado, 12 de enero de 2019





DONDE FUISTE FELIZ 

Parece sencillo:

Confiar en el paso del tiempo
y en la capacidad humana
para aprender de los errores cometidos...

¡Ah...!
Y en el amor:

esa luz cegadora que todo lo ilumina

y por la que Iberdrola
(de momento)
no te pasa factura.

Creer en las promesas
y en el siempre engañoso propósito de enmienda

y lanzarse
de nuevo
a la piscina

olvidando en la orilla el casco, los manguitos
y hasta las rodilleras

(que nunca se es bastante cauto a nuestra edad)

Confiar en que los años
que atemperan las personalidades más ariscas
van a obrar el milagro.

Es medio razonable:

ya se sabe...

Ayer era imposible pero hoy
seguro que funciona

porque tú eras el hombre de mi vida
y yo era la mujer
perfecta para ti...

solo que éramos jóvenes
y no era un buen momento.

Y ahí está la escalera
que lleva a lo más alto
de todo el trampolín

y abajo el agua helada
y décadas pegadas a los huesos
y esa lesión tan tonta en la rodilla
que nunca te dio guerra

hasta que los cuarentaymuchos
entraron por la puerta
igual que un elefante 
en el taller de un soplador de vidrio.

Sabes que el batacazo

solo es cuestión de tiempo.

… Pero es tan tentador.



#SafeCreative Mina Cb