sábado, 18 de noviembre de 2017

La imagen puede contener: una persona 



QUISE

Quise ser ángel de niña
y vivir cerca de Dios.
Quise ser diáfana y pura,
quise ser pájaro y flor.
Quise hasta ser una santa
buscando la perfección.

Quise más tarde ser bruja
y yacer con Satanás.
Quise adormecer princesas,
quise herir, aniquilar…
Quise envenenarme y casi
me quise querer quemar.

Quise, al fin, bajo el paraguas
refugiarme para siempre.
Quise aislarme de la lluvia,
quise del sol guarecerme.
Quise evitar ser humana,
ser real, ser evidente.

Y llegó el día en que quise
dejar de querer ser otra…
El día que siempre quise
ver filtrarse entre las sombras…
El día que al fin me quise
tal y como soy ahora.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb
Imagen: Georgiana Chitac

jueves, 16 de noviembre de 2017

 



BRUJA

Soy bruja en el armario
que es lo que mola ahora:
casi nadie lo sabe
pero todos lo notan.

Soy bruja de pociones
más bien innovadoras:
tiro de sopinstant
y paso de la olla.

Soy bruja de tendencias
que escapan a las modas:
cabellos enredados,
jirones en la ropa.

Soy bruja de felino,
de luna bien redonda,
de arañar las espaldas
cuando no duermo sola.

Soy bruja con recursos:
me quemaron la escoba
y ahora vuelo sin cables
con una aspiradora.

Soy bruja sin verruga
ni risa delatora:
pero ¡Ay, de quien se atreva
a acercarme una antorcha!

Pues, aun siendo una bruja
risueña y bondadosa,
sé usar mis malas artes
con las malas personas.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

miércoles, 15 de noviembre de 2017

No hay texto alternativo automático disponible. 



ABSTINENCIA

Penélope se había tragado “Pretty woman” tantas veces que lo del beso en la boca se le quedó grabado a fuego. Tanto que estaba esperando al hombre de su vida para dárselo y claro, como ninguno se parecía a Richard Gere, la moza no se decidía. Es más, era tal su empecinamiento que cuando llegó aquel crudo invierno y una capa de hielo se formó en el interior de sus fosas nasales impidiéndole respirar y el médico le dijo que la única manera de arreglarlo era con un beso de tornillo se negó en redondo, insistiendo en que sobreviviría hasta la primavera respirando solo por la boca. Hasta el infausto día en que encontró a Gregorio, que puso tal insistencia en el intento de besarla que la pobre murió de asfixia por mantener los labios apretados durante demasiado tiempo.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

Ni siquiera se dejó reanimar.

martes, 14 de noviembre de 2017

La imagen puede contener: texto 



VERSO LIBRE

Se han cumplido
los plazos de la espera y ya no es tiempo
de invadir los espacios con preguntas
cuya respuesta aterra
y además no ha de ser de utilidad

o de ensuciar silencios
con vanos parloteos
que esparcen el vacío del cerebro
y arruinan la belleza del presente.

Hoy tan solo deseo
mirarte en el trasluz de la mañana
sin filtros
con la mente despierta y los sentidos
empapados de amnesia

como si este poema no tuviese
métrica ni palabras
y fuera un voladizo verso libre

hecho solo de ritmos.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

lunes, 13 de noviembre de 2017


 La imagen puede contener: exterior
 
 
EL ARPA


Hay un espacio en el que nadie habita


un lugar sin horarios y sin normas

en donde coinciden

epidermis errantes en el tiempo


que se andaban buscando

intuitiva, despreocupadamente,


ignorantes incluso de su esencia,

ajenas al milagro de la vida,

olvidadas del mundo,


empolvadas y anónimas


como el arpa de Bécquer.


#‎SafeCreative‬ Mina Cb

viernes, 10 de noviembre de 2017

 



Somos náufragos

supervivientes habitando el mismo mundo
pero distinto espacio

y observándose,
expectantes,

desde sus alejadas islas

sabedores de la existencia del otro
y al tiempo guarecidos
bajo el tibio paraguas

de la autenticidad.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

jueves, 9 de noviembre de 2017

No hay texto alternativo automático disponible. 



LA SEÑORA FERNÁNDEZ

Desde luego que Diéguez no estaba nada mal. No era demasiado común y además tenía ese toque de hidalguía de los apellidos castellanos; un aire como de abolengo añejo, de embozados de florete fácil y carrera presurosa. De hecho, ella siempre se había sentido bastante orgullosa de llevarlo....

Hasta que lo conoció y ahí se vino todo abajo. Y ya no tuvo otra obsesión que ser Fernández. La señora Fernández más concretamente. Y mira que él le repetía que la cosa estaba bien tal cual; cada uno en su casa y un encuentro cuando las circunstancias eran favorables. Pero a ella se le metió entre ceja y ceja y ya no hubo manera. Fue trasladando enseres poco a poco y, para cuando él quiso darse cuenta, ya la tenía instalada con la excusa de que el piso de él era en propiedad y el de ella en alquiler, y total, si pasaban juntos la mayoría de las noches, para qué iba a seguir gastando en un alojamiento. Ya contribuiría a los gastos.

Pero nada es eterno y esa pasión ígnea que caracterizaba los encuentros del inicio se fue desinflando y acabó por convertirse en casi un trámite, circunstancia que no la hizo desistir de su empeño de convertirse en la señora Fernández, cosa que logró a los pocos meses, tras convencer al chico de que era lo mejor a nivel legal por si a alguno de los dos “le pasaba algo”.

Y lo que les pasó fue que el hecho de compartir apellido acabó por convertir su intimidad en un marasmo, hasta el punto de que el deseo desapareció del todo, más que nada porque, en uno de los escasos escarceos sexuales que tuvieron, el señor Fernández dijo haber visto en el interior de la cavidad vaginal de su señora una especie de ojo que lo observaba y ella se creyó en la obligación de consultar a un terapeuta. Este le recomendó que pidiese cita a un reputado sexólogo a cuya consulta acudió una mañana. El profesional la derivó a un ginecólogo que, tras hacer entrar a la señora Fernández en su consulta, se puso a examinarla con meticulosidad y quedó sorprendido por la presencia en el interior del conducto de la dama una especie de telaraña como las de los escaparates de Halloween en cuyo centro, en lugar de un arácnido, se vislumbraba un diminuto y extraordinario ser, una especie de minion de cuya cabeza brotaban, a modo de pelambrera, unos hilos viscosos que llegaban hasta la pared del receptáculo. Quizás se trataba de una mutación de las bacterias de la flora o puede que incluso fuera una infección. O cualquier otra cosa, pero el caso es que la señora Fernández tenía una presencia extraña alojada en el lugar, seguramente a causa del abandono del mismo, que fue, desde el momento en que la mujer cambió al fin de apellido, un paraje desierto en el que nada interesante podía suceder.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb