martes, 19 de septiembre de 2017

 



UN SINVIVIR

No me llama el papel ya todo el día
ni me asaltan las musas por la noche
ni tengo que parar en seco el coche
para hacerle un soneto a la autovía.

Ya no me acosa el verso, como hacía
antaño, todo el tiempo, a troche y moche,
ya no fluye la rima con derroche...
Para mí que me tiene hasta manía.

Claro, que he de decir en mi descargo
que apenas paro en casa últimamente
y eso ha contribuido a su letargo.

Y es que quiero escribir y, sin embargo
me invitan a salir constantemente.

¡Este verano está siendo taaaan largo!

#SafeCreative Mina Cb

lunes, 18 de septiembre de 2017

No hay texto alternativo automático disponible. 



NO LE DIGAS…

Si nunca te has sentido morir cuando no está…
no le digas que sabes amar.
Si buscas, aunque sabes que nunca encontrarás…
no le digas que sabes amar.
Si la hieres y luego no la puedes curar…
no le digas que sabes amar.
Si te sientes más fuerte cuando la haces llorar…
no le digas que sabes amar.
Si te mira de frente y no la quieres mirar…
no le digas que sabes amar.

Si has sabido venir y no te puedes quedar
no le digas que sabes amar.
Si supiste atraparla y no la sabes guardar
no le digas que sabes amar.
Si aún queriéndola tanto, la dejaste marchar…
No le digas que sabes amar

#SafeCreative Mina Cb


domingo, 17 de septiembre de 2017

 


 HAIKUS DEL NUEVO DÍA

Corazón triste…
No derroches latidos
en malvivir.

****
Sólo un segundo
separa vida y muerte…
No hay vuelta atrás.

****
Tanto te quise
que hasta el sueño te daba
¡Vaya fatiga!

****
Fin de trayecto:
quién sabe qué hallaremos
en la estación.

****
Era tan falso
que incluso los espejos
lo rechazaban.

****
Sólo una chispa
destruye en pocas horas
bosques enteros.

****
Tienes espinas
que hacen brotar la sangre
de mis entrañas

****
Entrega todo,
mas guarda en el bolsillo
tu independencia.

****
Con tus recuerdos
mi memoria hace zumo
¡Viva la túrmix!

#SafeCreative Mina Cb

sábado, 16 de septiembre de 2017

La imagen puede contener: noche 


 IMITACIONES

Me haces sentir tan bien

que

si en un momento dado
me tropezase con el genio de la lámpara

le pondría una denuncia
por competencia desleal.

#SafeCreative Mina Cb

viernes, 15 de septiembre de 2017

No hay texto alternativo automático disponible. 



MADRE NO HAY MÁS QUE UNA...

…Afortunadamente.
Porque de existir dos, la mayoría de nosotras no hubiéramos sobrevivido a la adolescencia. Claro que existiendo sólo una, las que no me explico cómo no pierden la vida en el intento son ellas.

Y es que, si la relación madre-hija supera con éxito el periodo pospuberal, se puede decir que es un amor para toda la vida. Porque las chicas nos pasamos toda la infancia sin ser conscientes de lo madre que puede ser una madre. Esto es, el hecho de que no te deje atiborrarte de ganchitos antes de cenar se supone que es parte de su trabajo, así como que te prohíba terminantemente salir a jugar a la calle con 8 grados bajo cero.
Pero es que durante la adolescencia, que es cuando más quisieras que tu madre se tomase unas vacaciones, es cuando más horas ejerce.
Porque las madres de adolescentes son como los animales de la selva: que parece que descansan, pero no; al mínimo signo de movimiento levantan la oreja, entreabren un ojo y, cuando te quieres dar cuenta, han caído sobre su presa y la han convertido en picadillo para hacer albóndigas con que alimentar a la prole.

Una se disponía a salir a la calle vestida para triunfar, deslizándose de puntillas por el pasillo aprovechando que mami estaba entretenida con la peli de la Lina Morgan y, justo al llegar a la puerta, y no se sabía bien de dónde ni cómo, surgía ante ti ella sosteniendo una chaqueta. Y no había manera de convencerla de que la chaqueta vasca que tu tía te había regalado a los 12 años no era el mejor complemento para los pitillos ajustados y la camiseta de devorahombres. Madre decía que había que ponerse la chaqueta y, una de dos, o te la ponías, o no cruzabas la puerta si no era por encima de su cadáver.

Y lo peor es que el hecho de sumar a su labor nuevas tareas como esta de supervisora del vestuario, o la de olerte la ropa para saber dónde habías estado, o la de espiar tras las cortinas para comprobar si venías acompañada y por quién, no le restaba eficiencia en sus labores de toda la vida, como la de vigilar que no te dejases comida en el plato, estar al tanto de tus amistades y echarte la bronca cuando llegabas tarde, traías malas notas o no limpiabas tu cuarto.

Y es que, a las preocupaciones por tu salud, por tu porvenir y por tu educación, se había sumado el mayor de los miedos que acechan a todas las madres de adolescentes del mundo mundial:
El de que te dejaran embarazada.

#SafeCreative Mina Cb

Del blog "Bridget Jones era anglosajona y, además, de mentira"

miércoles, 13 de septiembre de 2017

No hay texto alternativo automático disponible. 



METAMORFOSIS

Primero fueron las cosas evidentes
como sustituir nuestra foto por un paisaje marino
en la pantalla de tu móvil
o recoger los escasos objetos personales que yo dejé en el baño
y decirme después
que te ocupaban demasiado espacio.

Más tarde, imagino,
le tocó a ese retrato
que nos hicieron la primera noche
y que presidía tu escritorio
y que a ella, seguro, le hacía daño en los ojos
cada vez que iba a buscarte a la oficina.

Luego fue la puñalada trapera
de fingir una gripe
para no venir a cenar en Nochebuena.

Y ya, al final,
cuando todo era público
fueron esas imágenes de ella
vestida como yo
y fotografiada en los lugares
en los que habíamos estado juntos.

Te costó más salirte de las redes,
del caralibro azul
en el que te ibas encontrando conmigo todo el tiempo
(y así no hay quien olvide)
… y aún así ella seguía
hallando mi reflejo en los cristales

mientras que el tuyo
se fue desdibujando poco a poco de los míos
hasta llegar a convertirse apenas
en un borrón lejano y sonriente

al tiempo que tu sombra

mutaba en insolente libertad.

#SafeCreative Mina Cb

martes, 12 de septiembre de 2017

La imagen puede contener: texto 


LA COMPLEJIDAD DE LO SENCILLO

La vida raramente se parece a las películas. Quiero decir que es lo que es, sin guión establecido ni efectos especiales ni posibilidad de meter la tijera cuando las cosas salen mal.

Pero nos empeñamos en que lo sea: soñamos con una vida idílica; con triunfar en los negocios, con tener un casoplón de puta madre, con enamorarnos al primer vistazo y que aún encima ese ser angelical nos comprenda y complemente en lugar de amargarnos la existencia. Y ya no admitimos nada que se salga de los moldes: si no es como en el cine no nos sirve. Eso en el caso de lo, digamos, cotidiano; porque luego ya está lo surrealista, que es una disciplina que el cine aborda en general en términos más bien hilarantes, convirtiendo en comedias descerebradas dramas tales como que una amiga del alma se separe y se te instale en casa un mes, te gorronee los cosméticos, se enfunde tus vaqueros favoritos y hasta te levante el novio si se pone a tiro. Y tú no seas capaz de hacer otra cosa que irte a un karaoke con las compañeras de trabajo y después terminar en una sala guarra metiéndole un billete de cincuenta al stripper por el tanga mientras tu novio jadea encima de tu amiga.

En fin... que la vida es real y no comedia o drama plasmado en celuloide. Claro que, como bien decía Gil de Biedma, nos damos cuenta demasiado tarde. Y entonces nos echamos a vivir como si no hubiera mañana. Y vamos deshaciéndonos de cosas, de prejuicios, de lastres ilusorios. Y a veces, cuando cometemos el error de volver a caer en tentaciones fílmicas, la realidad nos da una bofetada y reculamos. Y nos reencontramos con el silencio de nuestro interior, que es la única verdad del universo. Y en él hallamos, de nuevo, el placer de disfrutar de todas esas cosas simples que nos hacen felices y que a veces ignoramos, cegados nuestros ojos por el engañoso fantasma de lo comercial.

#SafeCreative Mina Cb