miércoles, 22 de octubre de 2014




EL ADIÓS

Se giró despacio y un tanto cabizbajo. Había sido un día hermoso de cielo azul y nubes dulces y deshilachadas. Una jornada perfecta, de fragantes gotas de rocío y tibia amanecida, que se había ido deslizando perezosamente hasta el tedioso y tórrido mediodía mesetario, espeso y embriagador como un dorado néctar que derramó sus gotas amarillas sobre el campo sembrado de trigales y que se fue escapando, lento y perezoso, en pos de las frescas y arreboladas sombras del crepúsculo.

Se giró, repito, antes de replegar sus pétalos para lanzar un último beso al sol, que partió, como cada tarde, disoluto e infiel, en busca de otras flores…

#SafeCreative Mina Cb
Imagen de Lumina Terris

1 comentario:

  1. ¡Joder! qué párrafo más largo... casi me quedo sin aire. Saludos

    ResponderEliminar