domingo, 3 de marzo de 2024


 

UNA RETIRADA A TIEMPO

Nadie te ha avisado, pero sabes que va a ser la que te hunda. La que arruine la noche. La que lo estropee todo. O más bien la que acabe de estropearlo, porque ya hace rato que decidiste que de perdidos al río. Pero aun así, aún nublada la razón por el exceso y por la euforia de una quedada con amigos, eres capaz de darte cuenta. Aunque la ves ahí, tan rubia y juguetona que no te puedes resistir. Y te acercas y la miras sin acabar de decidirte. Reflexionando acerca de si es conveniente o no seguir adelante. Porque tienes claro que va a ser esa, y no cualquiera de las anteriores. Va a ser esa y todas las señales te lo anuncian. Porque lo sabes. Porque ya te ha pasado en otras ocasiones. Y porque eres consciente de que está valentía tuya es producto de su embriagadora presencia. Y te quedas mirándola, flotando ante ti, brillante y tentadora a la luz de los focos. Y te acercas un poquito más… y apoyas en los puños la barbilla, deseoso, y justo en ese instante, cuando ya estás a punto de arrimarle los labios, se impone la cordura y te retiras, empujando con la palma de la mano el vaso hacía el fondo de la barra. Y sin pensarlo más te pones el abrigo y sales a la calle sin despedirte y sin mirar atrás, dejando, intacta tras de ti, la última cerveza.

#SafeCreative Mina Cb

sábado, 2 de marzo de 2024


 

GUITARRA

Abandonada a tu suerte
tras tantas noches de fiesta:
Muda , rota y descompuesta,
espera tu caja inerte
la caricia de la muerte.

Ojalá, guitarra quieta,
que un artista, en su maleta,
te rescate del olvido
y vuelvas a ser sonido
como al arpa del poeta.

#SafeCreative Mina Cb

viernes, 1 de marzo de 2024


 

FORTUNATA Y EL RÍO

Fortunata la jabata
tiene una cita esta noche.
Como se le ha roto el coche
ha decidido ir a pata.

La ha citado un jabalí
de familia acomodada
que vive con su manda
un poco lejos de aquí

y es por eso que salió
Fortunata esta mañana
de su soto bien galana
en cuanto el sol asomó

tan feliz e ilusionada
que olvidó, por la emoción
consultar la previsión
que anunciaba una riada

y al acercarse al lugar
de la cita, vaya trago
se tropezó con un lago
que no podía cruzar.

Se agitaba, enloquecida.
Todo el mundo la miraba
y por más vueltas que daba
no encontraba la salida

y se tuvo que volver.
Luego le escribió al jabato:
“Nos veremos otro rato
que hoy tengo cosas que hacer”.

#SafeCreative Mina Cb

jueves, 29 de febrero de 2024


 

POR EGOÍSMO

Va camino de los dos mil metros cúbicos por segundo y no va a ser, ni de lejos, la más grande. Pero no por ello deja de helarte el corazón el rugir de la corriente y su velocidad. Y el ser consciente una vez más de que podría terminar con nosotros cuando le viniera en gana. Las cigüeñas contemplan la avenida como si no fuera con ellas. Al fin y al cabo, saben que si pintan bastos echan a volar. Aunque también saben lo difícil que es que llegue tan arriba. Porque son listas y no colocan su nido en cualquier parte.

Hay zonas en las que el flujo es rotundo y continuado y otras, a las orillas, donde el agua se estanca y pone al descubierto la desvergüenza humana. Es este uno de los rincones en los que convergen corrientes diferentes y a los que el viento azota con más fuerza. Y es por ello que en días como hoy, cuando la furia de los elementos se desata, emergen todos los desechos que se han ido depositando en las orillas. No son, como dicen algunos. objetos provenientes de afluentes del Norte, ya que estos son arrastrados por el torrente y raramente llegan a entrar en los remansos. Eres tú, intrépido runner, que tiras la botella de agua porque te molesta una vez que la vacías. Y tú, ciclista dominguero, que lanzas el papel de la barrita después de metértela en la boca. O tú, propietario de la caseta con piscina, que no tienes reparo en echar la basura en el barranco por no molestarte en cargarla en el interior del maletero y llevarla hasta el contenedor más próximo. Es esa extendida y errónea creencia de que las crecidas limpian las orillas. Esa tradición absurda heredada de los padres de que cualquier cosa se puede tirar al río, como si este fuera un hacedor de milagros capaz de desintegrar todo elemento que cayera en su seno. Es la soberbia y la falta de empatía de una sociedad pagada de sí misma que piensa que todos los elementos que adornan el planeta están a su disposición.

Es el hombre, esa raza maldita de la que huyen los pájaros, los peces y todas las criaturas que habitan los bosques y campiñas puesto que saben bien que es el único ser vivo que ensucia, destruye y hasta mata sin necesidad.

Solo por egoísmo.

#SafeCreative Mina Cb

miércoles, 28 de febrero de 2024


 

SER LÍQUIDA

Ser líquida y amarlo
como al padre que puede dar la vida.

Reflejarse en sus aguas,
mirar a los cangrejos,

hacer barcos con juncos y trozos de corteza,
depositarlos en el cauce
y dejar que los lleve la corriente.

Dejarse sorprender
en primavera
por el gris y metálico reflejo
que hace centellear en el crepúsculo
las flotantes esporas de los chopos.

Sumergir en verano
los pies en los bajíos
y sentir las cosquillas de los pequeños peces

o admirar el elíptico,
aturquesado vuelo
del chirriante martín, que a veces frena,
aletea en el aire
y se lanza en picado a por su presa.

Ver levantar el vuelo al cormorán
tras tomar carrerilla sobre la acuosa pista

y frenar el paleo
para que no se espante la garceta.

No cansarse jamás…

jamás,
repito,

del mágico placer de recorrerlo,
de estudiar sus secretos,
de hacerle los honores,

e incluso del brutal escalofrío
que recorre la espalda

al contemplar su furia desatada,
destructiva y letal,

propia de un dios malvado.

#SafeCreative Mina Cb

martes, 27 de febrero de 2024


 

EL MATIZ

Eres bueno si al obrar
lo haces sin herir al otro
pero si dejas que el potro
se exceda en lo de estirar
a tonto vas a pasar.

Aunque si tan bien te enrollas
que, por parecer gracioso
rayas con lo vergonzoso
y hasta levantas ampollas
lo que eres es gilipollas.

#SafeCreative Mina Cb

lunes, 26 de febrero de 2024


 

CERVEZA MULATA

Había pasado toda la jornada envuelto en ese frenético sinsentido que siempre acompaña a las vísperas de vacación. Entre eso y que después hubo de ocuparse de todos los preparativos para acoger a sus hijos al día siguiente (compras, limpieza, camas, coladas…), para cuando quiso darse cuenta era más de medianoche.
Llevaba horas soñando con tomar una cerveza bien fría. Se lo había ganado. La noche era asfixiante y mañana no tenía que madrugar puesto que su ex mujer había quedado en llevarle a los niños hacia el mediodía.
Pero, vayapordios, no le quedaba ni una en la nevera. Qué contrariedad, pensó, mientras evaluaba la posibilidad de bajar al bar de la plaza y tomársela sentado en la terraza, fumando un cigarrito. Aunque, dedujo después, seguro que a esas horas ya estaba cerrado. Y más un lunes.

Pero es que la cerveza le apetecía muchísimo. Así que se estrujó las neuronas y se acordó de un locutorio latino que había dos calles más allá y que cerraba a las tantas. El garito tenía un pequeño mostrador que hacía las veces de barra de bar y desde el cual lo mismo se podía hacer un giro postal que comprar un paquete de café.
De modo que venció los prejuicios (un hombre solo a esas horas en un tugurio como aquél) y allá que se fue.
Regentaba en antro una mulata de más de ciento veinte quilos disfrazada mitad de flamenca mitad de cabaretera del Folies Bergère y componía la parroquia lo mejor de cada casa. La cerveza para venta al público estaba caliente, pero si quería, le dijo la morena guiñándole un ojo, podía tomarse una bien fresquita allá, en el mostrador.

Y ahí se detenían sus recuerdos. Porque ya no fue consiente de nada más hasta que el sonido del timbre lo despertó. Eran los peques. Se levantó, se vistió, se lavó la cara como los gatos y salió a abrir la puerta. Quiso morirse cuando, de camino, se encontró el salón hecho unos zorros, vasos rotos y ropa interior por todas partes y a Mami Panchita disfrazada de Eva sin hoja de parra roncando en el sofá.

#SafeCreative Mina Cb