martes, 25 de septiembre de 2018

La imagen puede contener: una persona, de pie 



 LO MEJOR ES HUIR

Cuando el miedo se vuelve carcelero
y la razón escapa
y el árbol nos impide ver el bosque
y todo está confuso...

¡Huye!

Cuando el favor deriva en exigencia
y el chantaje en costumbre
y el sol cede terreno a las tinieblas
y el corazón se encoge...

¡Huye!

Cuando los besos son una limosna
exigua e infrecuente
y la paz un estado transitorio
de frágiles promesas...

¡Huye!

No te engañes:

Correr no es de cobardes.


#‎SafeCreative‬ Mina Cb

lunes, 24 de septiembre de 2018

La imagen puede contener: cielo, montaña, exterior y naturaleza 




PONER PUERTAS AL CAMPO
(O CÓMO SACAR MÁS PASTA DE BARDENAS)

Reconozco que las descubrí tarde. Y a través de un amigo extranjero, que quería visitarlas y me obligué a mí misma a ir. Que siempre me había dado miedo porque había escuchado leyendas tenebrosas acerca de gente que se había perdido por sus caminos o, aún peor, de malvados que habían sido abandonados a pleno sol para expiar sus culpas.

Pero el paisaje me dejó prendada desde el minuto cero. Era octubre, una de esas tardes cálidas y cortas en que la tierra enrojece al tiempo que el sol va cayendo y la línea del horizonte se tiñe de malva. Recuerdo el camino polvoriento y el miedo a que mi pobre coche (un Corsa de los de antes al que le quedaban dos telediarios) no aguantase la rudeza del relieve. Recuerdo la parada en la caseta que hay justo antes de llegar a Castildetierra para comer y no perder horas de luz en hacer comida en casa. Recuerdo el relieve dorado y el polvo en suspensión. Y el imponente coloso engrandeciéndose a medida que nos íbamos acercando. Y el quedarme sin palabras al llegar a él. Y el recorrido por la perimetral, la visión de esos espacios lunares, y los collados en plan Cañón del Colorado, y las piedras removidas, y los testeros a punto de caer, y cómo la luz jugaba con la tierra y cambiaba de color las formaciones. Y la tierra y ese olor a nada que flota en el ambiente.

Me pregunté, a la vuelta, cómo era posible que toda mi vida hubiese transcurrido ajena a aquél lugar. Quise recuperar el tiempo perdido y empecé a visitarlo a cualquier hora y en cualquier época del año. He madrugado para ver amanecer, he visto caer la noche, he contemplado la luna y las estrellas. Y hasta he tenido cerca a un zorro, con sus pupilas brillantes, una silenciosa y memorable noche de verano. Y ha volado sobre mí un águila real. He ido sola y he ido acompañada. He reído, he besado, he cantado allí. Y hasta, en los momentos más duros, he esparcido mi rabia entre sus riscos. He paseado, he trepado, he corrido, he saltado para sortear barrancos, he caminado por sendas no trazadas por el hombre, he metido los pies en una balsa... he sido enormemente feliz en ese hermoso lugar. Y me he sentido inmensamente libre. Salvaje y libre como una bestia más. Y por ello nunca hice nada que pudiera violentarlas. A ellas o al paisaje. Quienes los violentan son los militares. Con sus aviones y sus bombas y sus ruidos. Y los turistas. Que van allí como si eso fuera el Dragon Khan, alborotando y subiéndose por todo para hacerse fotos. Y llevándose las piedras de recuerdo. Como si con las fotos no sirviese.

Por eso no lo entiendo. Lo de la entrada digo. Esa majadería que se le ha ocurrido a la junta de poner entrada. Ese globo sonda que han soltado. No les parece suficiente con lo que les dan los militares. No les parece suficiente con restringir el paso a ciertas áreas, alegando que es para la protección de las aves cuando los F18 sobrevuelan el terreno sin pudor. Ahora pretender engordar las arcas cobrando al visitante. Otra cosa es cómo van a hacerlo, porque cobrar por visitar Bardenas es, y nunca mejor dicho, como poner puertas al campo. No sé si pensarán cercar el territorio con alambre de espino o le pondrán una valla eléctrica como las del ganado. Digo yo que cortarán carreteras y no dejarán un palmo sin vallar. Y tendremos que escurrirnos de noche, como los delincuentes, para poder visitar un lugar que no es de nadie y que nos pertenece a todos. Y arriesgarnos a ser multados si nos pillan.

Y mientras, los aviones seguirán atronando la comarca al tiempo que los congozantes callan y se meten la pasta en el bolsillo.

Así es la cosa...

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

domingo, 23 de septiembre de 2018

 



 Será porque contigo
se escapa la tristeza
y se esfuma el hastío
y es cada día una aventura nueva.

Será porque contigo
lo imposible es apuesta
y cabe en un bolsillo
lo esencial, y aún se pueden guardar piedras.

Será porque contigo
la realidad se aleja
y no acaba el domingo
y el aire siempre huele a primavera.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

sábado, 22 de septiembre de 2018

 


 ANDAR

Andar para dejar libre el camino,
para que las etapas se sucedan

y así cambie el pasaje
y ocurran cosas nuevas.

Andar para que el corazón bombee,
para aventar las ilusiones muertas

para que el aire fluya
y se abran otras puertas.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

viernes, 21 de septiembre de 2018

La imagen puede contener: una o varias personas 



UN CHOLLO

Hoy me han llamado para hacerme una oferta irresistible. Un chollazo, vamos. Y además parecía de verdad, aunque seguro que al final había algún interés oculto pero la cosa pintaba súper bien: un bono anual para un centro de belleza: limpiezas de cutis, tratamientos rejuvenecedores, masajes anticelulíticos... la bomba, en fin. Y yo, que iba en ese momento contemplando el reflejo del sol y los árboles sobre el río, paseando bajo un sol radiante y disfrutando a pleno pulmón de una de esas espléndidas mañanas que el final del otoño nos regala en septiembre, me he imaginado el tiempo que la asistencia a esas sesiones me iba a robar: ese tiempo que destino a pasear, a escribir, a dormitar, a irme de cañas o a acercarme a casa de mi madre (esto bastante menos de lo que debería) y, una vez que la señorita ha terminado y me ha dejado hablar, y tras haber comprobado que entre los servicios que me ofrecía no estaba el de reposición neuronal, que es el que a mí me interesaría de verdad, le he contestado que no tengo celulitis y que tampoco quiero parecer más joven. Y que mejor le ofreciera el bono a otra persona que no lo fuera a malperder. Y entonces ella me ha dado las gracias y me ha dicho que tal vez el regalo podría interesar a algún miembro de mi familia.

Lo siento.- he respondido- Somos todos raros.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

jueves, 20 de septiembre de 2018

La imagen puede contener: exterior 




QUITE USTED SU LATA

Hace algunos años, el ayuntamiento de Tudela repartió bolsas de raticida a los vecinos y, bajo el slogan de “Mate usted su rata”, consiguió acabar con la plaga de roedores que se había enseñoreado de las calles del Casco viejo. Y desde hace algún tiempo yo no paro de acordarme de ese lema, pero por otra razón muy distinta.

Me explico:
Conozco a alguien que tiene la costumbre de ir recogiendo cosas por el campo. Basura quiero decir. Objetos que la gente va tirando y que la tierra no es capaz de asimilar. Y que además afean el paisaje. Me llamó la atención desde el principio pero le vi cierta utilidad y yo misma he terminado por adoptar esa costumbre tan bizarra. Si voy por el campo y veo algo en el suelo no demasiado grande y la distancia que me separa de un contenedor no es kilométrica, lo recojo y lo llevo conmigo hasta la papelera. Que ya sé que no sirve de mucho puesto que seguro que a los pocos días alguien ha tirado otra cosa, pero yo lo recojo con el pensamiento de que es un trasto menos. Además, y como el ser humano es práctico que flipas, casi todos esos elementos (envases en su mayoría) se pueden comprimir hasta el punto de meterlos en el bolsillo, de modo que no te cuesta nada acarrearlos. Claro que esta práctica lleva aparejado el riesgo bíblico de contraer una enfermedad infecciosa, e incluso vergonzante, que haga que la piel se de vaya desprendiendo a jirones a causa de los parásitos y gérmenes que habitan en dichos recipientes. Pero una, que ya tiene esa edad en que ni el veneno de los mosquitos le hace efecto y además, a falta de un dios decente y respetable, se ha echado a las creencias holísticas, se ha ido dando cuenta de que la naturaleza recompensa esas pequeñas actuaciones con regalos de los que no venden en las tiendas. De modo que me he convertido en una modesta activista de la recolección del envase abandonado, ya que estoy convencida de que somos más los que respetamos el medio ambiente que los que lo profanan. Así que, y puesto que en el fondo soy una puta Antoñita la Fantástica, me gustaría hacer mío ese viejo eslogan municipal y convertir ese “Mate usted su rata” en un “Quite usted su lata”.

Ahí lo dejo.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb

martes, 18 de septiembre de 2018

 




UN DÍA MÁS

Correr, besar, bailar, hacer el tonto,
dar saltos en la cama al despertar,
reír hasta quedarse sin resuello,
cantar a voz en grito, aunque sea mal.

Tumbarse sobre el césped a la sombra,
celebrar el presente, no pensar
que la desgracia ayer pasó de largo
y hoy es, por suerte, solo un día más.

#‎SafeCreative‬ Mina Cb
Imagen de Leandro Lamas