sábado, 22 de junio de 2024


 

PINCHOPOTE

Llevo aquí desde las siete
(vine antes de menos cuarto)
apoyada tras la barra
aburrida y esperando
a que lleguen los clientes
cuando salgan del trabajo.

No ha sido una tarde mala
ni tampoco un exitazo
pero he vendido los pinchos
que me había preparado
y a eso de las diez y media
el bar se ha ido vaciando.

Recojo tranquilamente
botellas, cámaras, vasos,
mientras apuran las copas
los últimos parroquianos

y a las once bien pasadas,
cuando ya llevas un rato
de palique con tu amiga
me miras, y señalando
a las cervezas vacías
marcas el dos con la mano.

Y yo, los brazos en jarras,
te digo, llaves en mano:
“No me pidas otra ronda
y vete a tomar por saco”.

#SafeCreative Mina Cb

viernes, 21 de junio de 2024


 

CELIA

Un soneto merece esta instantánea:
clásico, endecasílabo, impactante,
medido y, desde luego, consonante,
mas leve y de factura algo espontánea

que enlace de manera simultánea
loas a tu talento y tu talante
sin resultar escaso ni pedante:
difícil componer tal miscelánea.

Lírico brote, inspiración temprana
que alimenta el futuro de pasado.

Flor de la poesía tudelana
que hasta ultramar los versos han llevado.

Que nadie tenga miedo del mañana:
El relevo está más que asegurado.

#SafeCreative Mina Cb
(a Celia Carrasco, Premio al Talento Artístico 2024)

jueves, 20 de junio de 2024


 

DOCE

Pasados ya los cincuenta
y también los cinco mil,
con la actividad febril
que junio siempre nos renta
y cuatro libros en venta

(dos en territorios maños)
sigue apurando los caños
de la inspiración Minina,
instalada en esta esquina
desde hace ya doce años.

Cada día un argumento
que lanzar a la pantalla:
hoy meloso, ayer canalla,
verso o prosa, rima o cuento,
para tenerte contento.

Cada día una función,
un ver alzarse el telón
a través de mi teclado,
sabiéndote al otro lado.

Mil gracias de corazón.

#SafeCreative Mina Cb

domingo, 16 de junio de 2024


 

ROMANCE DEL ÁRBOL Y EL HORTELANO

Ya se marchó el hortelano
y ahora tan solo hay baldosas.
Qué solo está el arbolico
sin tener a quien dar sombra.

Hablaban por la mañana
uno y otro de sus cosas:
el árbol de pajaricos,
el labriego de alcachofas.

Saludaban, educados
a los viejos y a las mozas,
a los ciclistas veloces,
a los runners con sus botas.

Se acogía el labrador
a la umbría generosa
en verano, y en invierno,
le guarecía la copa.

Y así pasaron los años,
una cosecha tras otra,
juntos como los amores
de los que hablan las historias.

Hasta que llegó el camión
y las máquinas de obra
y al paisano se llevaron
con su azada y con su boina.

Está en un lugar más chic
que con su presencia adorna,
pero como hombre de campo
ruido y mucho sol le agobian.

Y no dejan de pensar,
uno y otro a toda hora,
el arbolico en la estatua,
el labrador en la sombra.

#SafeCreative Mina Cb

sábado, 15 de junio de 2024


 

MI GOYA

La verdad es que los premios siempre molan. Bueno, los premios y los reconocimientos de cualquier tipo. Sí, porque son un empujón, un salto hacia adelante, un chute de energía que te permite ver que lo que haces tiene un poquito de sentido. Y si los premios, digamos “técnicos”, (concursos, ediciones…) te llenan de orgullo el espíritu por lo que tienen de valoración de tu trabajo, los de las peñas lo que hacen es volverte loca de alegría. Porque, a ver, cuando el jurado de un concurso se pone a deliberar lo que analizan es la calidad de tu trabajo. Eso antes que nada, o sea un análisis técnico más o menos riguroso que determina si el proyecto pasa o no la criba y llega a la final. Y si la pasa, entonces tiene que gustarles lo que cuentas. Que no siempre sucede. Y si sucede es cuando te premian y te inflas como un pavo porque deduces que tan mal no lo harás.

Pero una peña es otra cosa. Porque los premios de las peñas se entregan desde el corazón. Y por eso son tan especiales. Porque no necesitan de un equipo de eruditos que decidan si has colocado las comas en su sitio. Simplemente han considerado que eres una parte destacable del tejido social del lugar y han decidido hacértelo saber. Y eso para ti es más importante que cuadrar un soneto en diez minutos. O poner verde al alcalde en un romancillo pero sin insultarlo. O subir a una tarima, nerviosa como un flan, con una panda de chalados a montar un evento cultural. Es un homenaje comparable con que te pongan una calle. O una plaza. O hasta con que te hagan una estatua y la coloquen en la placeta de la taberna del Gaitero, que mola más que el Muro.

Vamos, que es un honor enorme. Y yo esa palabra, honor, la uso poquísimo porque me parece un tanto carpetovetónica. Pero en este caso se me llena la tecla al escribirla. Honor. Y no puedo por menos que agradecer a la Peña la Teba, no solamente el premio, sino también la emotiva presentación que leyeron antes de entregármelo. Y dar las gracias, de nuevo y ni sé las veces que van ya, a todas y cada una de las personas que, de una forma u otra, habéis hecho, mediante vuestro apoyo, que esta bota dorada esté ahora mismo en mi salón.

Os repito lo de siempre: Sin vosotros no escribo ni una línea.

#SafeCreative Mina Cb

Mira, mamá, me han dado un Goya.

viernes, 14 de junio de 2024


 

“ACOSO”

Me dices, amor amado,
que lo nuestro es imposible,
que retomar no es factible
y que olvide ya el pasado.

Me esquivas por la barriada
y sales raudo del bar
en cuanto me ves entrar,
aunque vaya acompañada.

Al móvil no me respondes,
si toco el timbre no estás,
y dices a los demás
que por acoso te escondes.

Lo que pasa, compañero,
lo sabes mejor que yo:
Y es que el romance acabó
pero me debes dinero.

#SafeCreative Mina Cb

jueves, 13 de junio de 2024


 

EL REBELDE DEL ASILO

Moderno sin estridencia,
discreto y bien informado,
atractivo y educado,
elegante de presencia.

Hace rock desde la esencia
del medio siglo contado
sin mirar hacia el pasado
salvo en cuestión de influencia.

Y aun siendo chico de ayer
sigue devanando el hilo
en vez de retroceder.

Tanto que yo le vacilo
diciéndole que ha de ser
el rebelde del asilo.

#SafeCreative Mina Cb